Otro marisco

El marisco o moluscos son alimentos con un elevado valor nutricional, que aportan a nuestro organismo proteínas, lípidos, sales minerales y vitaminas de gran calidad.

Su bajo contenido lipídico, sobre el 1/2%, confiere a estos animales un limitado aporte calórico, por debajo de las 100 Kcal por 100 gramos de producto y, en particular, el contenido en lípidos se caracteriza por los altos niveles de ácidos grasos poliinsaturados. Estos favorecen el flujo sanguíneo, reduciendo la aparición de enfermedades cardiovasculares como ictus e infartos.

En relación a las sales minerales, los moluscos ofrecen un significativo aporte de calcio, fósforo, cobre, cinc, magnesio y sodio. Es todavía más consistente su contenido de yodo y selenio, típico de todos los productos procedentes de la pesca.


ERIZO DE MAR

Paracentrotus Lividus

El erizo de mar pertenece a la familia Echinoidea, viviendo en contacto con el fondo marino o, en todo caso, fijándose a un sustrato sólido.

Los erizos de mar prefieren bajas profundidades y, a menudo, pueblan las preciadas praderas de posidonias, plantas de las que se nutren y de las que aprovechan su sombra.

Los erizos de mar frescos representan una rica fuente proteínica, ofreciendo buenas cantidades de fósforo e hierro, mientras tienen un bajo contenido de grasas.

Durante los meses de mayo y junio, a causa de la veda de pesca, los erizos de mar italianos no pueden consumirse.

ALMEJA VIEJA

Venus Verrucosa

La almeja vieja es un molusco bivalvo perteneciente a la familia de los venéridos, que vive y prospera en los fondos arenosos y fangosos a unos 20 metros de profundidad, hundiéndose y respirando a través de sus sifones.

Las almejas viejas tienen una sólida y resistente concha, con una superficie rugosa surcada de estrías en relieve. La parte interna del caparazón es de color blanco, mientras la parte externa puede presentar varias tonalidades, desde el amarillo al beis.

La almeja vieja italiana generalmente no supera los 6 centímetros de grandeza, y sus ejemplares más comunes tienen unos 3-4 centímetros. La práctica totalidad se recoge gracias a la pesca, especialmente en la zona del golfo de Nápoles y en Apulia.

CARACOLA

Nassarius Mutabilis

La caracola es un molusco gasterópodo con una concha redonda y espiral y una abertura semicircular. El caparazón tiene una superficie lisa, amarilla oscura y con manchas irregulares.

Este tipo de marisco tienen un elevado valor nutricional, ya que contienen proteínas ricas en aminoácidos esenciales, mucho más digeribles que las contenidas en la carne de los animales terrestres. Además, las caracolas frescas contienen lípidos, sales minerales y vitaminas en grandes cantidades.

La caracola italiana se pesca durante todo el año, principalmente en el mar Adriático, ya que prefiere los fondos arenosos y poco profundos del mar Mediterráneo.

COQUINA

Donax trunculus

La coquina es un molusco bivalvo perteneciente a la familia de las Tellinidae, con una concha triangular pero redondeada en la región ventral, con una superficie externa brillante y cubierta por una sutil capa de epidermis de color aceituna claro.

El caparazón de la coquina puede variar del blanco marfil al marrón claro, hasta llegar al violeta claro, mientras dentro es blanco con amplias zonas color violeta.

El hábitat ideal de las coquinas es el fondo arenoso, con una exposición directa a las olas, preferiblemente en aguas con poca profundidad.

La coquina es un molusco común en todo el Mediterráneo (sobre todo en el mar Tirreno), el mar Negro y en el Atlántico y, en general, tiene una longitud media de 20 milímetros, pero puede alcanzar incluso los 50 milímetros.

CAÑADILLA

Murix Brandaris

La cañadilla es un molusco gasterópodo perteneciente a la familia de los múridos, pareciéndose a un gran caracol, con una robusta concha recubierta de espinas y una forma difícilmente confundible.

La coloración exterior del caparazón varía del amarillo al marrón y, la amplia abertura oval, entre el amarillo y el naranja, mientras el cuerpo del molusco es oscuro con posibles estrías negras.

La cañadilla fresca se puede encontrar fácilmente en todo el mar Mediterráneo, sobre todo en el Alto Adriático, y prefiere vivir en fondos fangosos en colonias muy numerosas, alcanzando una profundidad de incluso 100 metros.

Una pequeña curiosidad: la cañadilla ha tenido un papel importante en la historia del hombre, siendo utilizada por los egipcios, fenicios y griegos para producir la tinta púrpura.

Seleccionados del mar para haceros un regalo precioso